Buenos Aires Secreta. Primera parte

La ciudad de Buenos Aires es una de las que más turistas recibe en Latinoamérica. Sin embargo, no todos visitan lo mismo ni se quedan con la misma impresión del lugar.

Para nosotros, Buenos Aires es más que el obelisco, la Casa Rosada y la Floralis Genérica. Creemos que nuestra ciudad tiene muchos lugares secretos que lleva tiempo conocer, por eso armamos esta lista con 5 lugares desconocidos por muchos pero que vale la pena visitar.

1. El Zanjón de Granados

El Zanjón de Granados.jpeg

Tuvieron que pasar más de 100 años para que estos pasadizos secretos sean descubiertos. En 1985 descubrieron en una casona de San Telmo pasajes subterráneos y un arroyo que cruzaba el barrio. Se necesitaron 20 años de trabajo arqueológico para poder hacer de este lugar una atracción única lista para recibir visitas.

Visitar el zanjón es transportarse a la vida porteña de cuatro siglos atrás, encontrarán objetos, utensilios y recipientes de otras épocas.

2. Pasaje Dr. Rodolfo Rivarola

Esta calle es la única de su tipo en toda la ciudad. Se la conoce también como la calle espejo. Es solo una cuadra de perfecta simetría, con ocho edificios de viviendas de cinco pisos de altura, las fachadas de los dos lados de la calle es exactamente igual. La propiedad comenzó a construirse en 1924 y se bautizó como Pasaje Rivarola en 1957 en homenaje a un intelectual que conformó la Generación del 80.

 3. Pasaje Lanín

Pasaje Lanín

Ubicada en el barrio de Barracas, la calle o pasaje Lanín es una muestra de arte constante. La idea surgió por parte del artista plástico Marino Santa María, quien pintó el frente de su casa con una obra suya. Cuando los vecinos vieron la pieza, le pidieron que pinte la fachada de las otras casas. Hoy son más de 40 las casas pintadas por varios artistas, siempre respetando el estilo de las construcciones y el ambiente del barrio.

4. Palacio Chrysler

El edificio emplazado en la Avenida Alcorta fue ideado por el mismo arquitecto que realizó el Palacio Barolo. Terminado en 1928, funcionó primero como una concesionaria de la marca que da nombre al edificio. La particularidad que tenía este lugar, que ocupa una manzana, era que en la terraza poseía una pista de carrera para probar los autos.

Desde 1931 y hasta 1994 el edificio pasó por varios dueños y usos. Recién a partir de ese último año se convirtió en un edificio de viviendas de lujo, cuyo interior fue remodelado y convertido en un jardín con pileta para el uso exclusivo de los propietarios.

  5. Disco Museum

    Disco Museum

    En Buenos Aires, hay también un pedazito de la Torre Eiffel. Es que lo que ahora funciona como una disco fue antes una fábrica de molinos de viento y herramientas de campo llamada “El Forjador”, fueron ellos los que encargaron la construcción de su edificio en San Telmo a Gustavo Eiffel. La mayoría de las partes que integran este edificio fueron traídas de Francia, la fachada original aún se mantiene y ciertas partes del interior también.

    Buenos Aires tiene muchos lugares para conocer, descubrir y explorar. Te ofrecemos varias posibilidades de alojamiento para que te tomes tu tiempo y puedas sentirte un local en nuestra ciudad. Quedate en Casa y aprovechá nuestra ubicación en San Telmo o Congreso para estar bien cerca de estas joyas ocultas.